Mamá, afloja la pasta que formo parte del fenómeno fan

María García-Tenorio (@MariaGTA)

Un buen día coges el móvil y descubres un mensaje de tu mejor amiga diciendo que vuestro grupo o cantante favorito va a vuestra ciudad. Tienes 15 años y harás todo lo posible por asistir a ese concierto: llorarás, patalearás, pasearás al perro y harás todas las tareas domésticas antes de que tu madre te lo diga. Después de un mes escuchando a tu madre decir que no y ver que tus sueños no se hacen realidad, llega el día, en el que le pillas un poco más blanda y te dice: ‘Bueno… ¿Cuánto cuesta?’. Con una pizca de ilusión dices a tu madre el precio y tras alegar que con ese dinero puede comer una familia durante dos semanas… Te has quedado sin concierto.

Imagen

Justin Bieber, Violetta, One Direction o Auryn son algunos de los cantantes y grupos de moda que triunfan entre los adolescentes de todo el mundo. Su fama es tan alta como el precio de sus entradas. Y es que, nacionales o internacionales, los conciertos de éstos se salen del presupuesto de muchas familias españolas. Por ver a Justin en directo, tienes que pagar aproximadamente unos 100 euros. Violetta, 123 euros. One Direction, 79 euros y Auryn, 27 euros. A todos ellos hay que incluirles el 21% de IVA que impuso Rajoy el día 1 de septiembre de 2012, pero eso ya, es otro tema. A parte de eso, se señala en las condiciones de la entrada, que los menores de 16 años no podrán asistir solos al concierto y tendrán que ser acompañados de un adulto, lo que implica para muchos padres y hermanos comprar otra entrada para que disfruten de la función.  Todo sea por la ilusiones del joven adolescente.

Mientras pasan los días hasta que llega el gran espectáculo, podremos comprobar las declaraciones de los artistas que afirmarán que para ellos a parte de la música, su mayor preocupación son sus seguidores, “porque sin ellos no serían nadie”. Está claro que no son conscientes de los sacrificios que tienen que hacer para poder disfrutar de sus dos horas de función. Sin embargo, para sus admiradores, entusiastas con la entrada que la habrán adquirido meses atrás, todos los esfuerzos se compensarán cuando salgan al escenario y digan: “¡Buenas Noches Madrid!”.

Y es que, antes de escoger cuales serán tus zapatillas para los conciertos, hacer obras y milagros para conseguir las entradas más baratas de los festivales  de tu país y, de elegir qué clase de música quieres escuchar, tienes que pasar por lo que se conoce como el clásico fenómeno fan. Aunque, si te sirve de consuelo, tu madre que no se ha podido permitir pagar las entradas te recompensará comprándote, en el top manta, el dvd de la gira en directo.