El arte español y cine para reír

Ángel Ludeña (@AngelLudena)

Nadie se asombra al escuchar que el cine español no funciona. Pocos se extrañan cuando alguien suelta eso de “en España no sabemos hacer cine”. Son menos los que se sorprenden de la baja inversión con la que cuentan las películas aquí pero, a la hora de la verdad, muy pocos saben datos reales de las películas nuestras.

Inma-Cuesta-una-divertida-y-torpe-invitada-a-3-bodas-de-mas_noticia_main_landscape

Para nadie es una novedad que con nuestros recursos y la capacidad interpretativa de buena parte de los actores que tenemos, competir con taquillazos internacionales es complicado, por eso, siguiendo aquella famosa frase de pedirle peras al olmo, es innegable que en España hemos sabido reinventar nuestro cine. Aquí lo que funciona es el humor. igual es por la gracia natural de los españoles, por eso del buen tiempo y la buena cara o porque estamos cansados de dramas y, como canta Alaska, ahora sólo queremos comedias, pero lo cierto es que las películas más exitosas de los últimos tiempos en España, son españolas.

Santiago Segura descubrió el filón de un policía inútil con poco arte para su trabajo, vago y poco aseado supo ganarse el cariño del público aunque no de la crítica con historias simples cargadas de cameos de caras más que conocidas. A lo tonto, y nunca mejor dicho va por su 5 entrega que ya se encuentra rodando con Je”z”ulín como gran fichaje. Por su parte y salvando las distancias, el rollo comedia blanca y costumbrista funciona y si no que se lo digan a Daniel Sánchez Arévalo y sus “Primos“. La película logró convertirse en todo un éxito y además ganarse el cariño de la crítica y el público. Después de esta y siguiendo la misma estela llegaron de la mano de los actores y actrices fetiche, véase Quim Gutiérrez o Inma Cuesta, “La gran familia española” o la nueva “Tres bodas de más“.

Señores, ante la crisis y los problemas, siéntense en el cine y a echarse unas risas que por muy caro que sea, reírse siempre compensa y si no que se lo cuenten a los directores y sus bolsillos.

Anuncios